Está usted en: Noticias -> Actualidad

Se disputa el 31 de julio

Presentación oficial del XVIII Descenso del Sella Adaptado

Esta viernes tuvo lugar el acto de presentación oficial del Descenso del Sella Adaptado para personas con discapacidad física en la sede de la Dirección General de Deportes en Oviedo, al que asistieron su director general, Marcos Niño Gayoso; el presidente de FEDEMA, José Luís Martínez Sierra, y el campeón de las cuatro últimas ediciones, Jonás García.

Este piragüista asturiano que tiene además muchas opciones dada su juventud y progresión, de poder tomar parte en los Juegos de Río 2016, donde el piragüismo adaptado será por vez primera paralímpico.

El Sella Adaptado tendrá lugar este domingo 31 de julio, a partir de las 10:15 horas, una prueba pionera en nuestro país en una modalidad deportiva, el piragüismo adaptado, en la que FEDEMA ha sido su promotora para el colectivo de referencia, informa "Esto es deporte"

La prueba contará con la presencia de 87 deportistas con discapacidad, que efectuarán el Descenso en las piraguas especialmente diseñadas a tal efecto por la Escuela Asturiana de Piragüismo, siendo todas ellas K-2. De este modo, la salida desde Arriondas en la sede de la citada Escuela pone comienzo al tramo no competitivo (unos once kilómetros) que llevará a todos los participantes hasta la revuelta conocida como La Uña, a la altura de Llordón, lugar donde se realiza una parada técnica y avituallamiento para dar paso a la salida oficial del tramo competitivo (cinco kilómetros) que llevará a los deportistas hasta la meta situada en el puente de Feve en Llovio (Ribadesella).

Participantes de la casi totalidad de comunidades autónomas tomarán parte en un evento ya consolidado dentro del calendario nacional de pruebas deportivas para discapacitados físicos y que siempre tiene lugar el domingo anterior al Descenso Internacional.

En el plano competitivo existen dos clases funcionales en relación al nivel de lesión de cada participante. Así, la Categoría A (52 deportistas) agrupa a lesiones más leves mientras que la Categoría B (35 deportistas) tiene la presencia de usuarios de silla de ruedas, especialmente lesionados medulares.

A priori, las opciones de triunfo final pasan por las parejas asturianas Jonás García y María García, y por otro lado José Andrés Blanco y Antonio Soto, que en los cuatro pasados años ocuparon los dos primeros puestos, aunque esta prueba siempre esta abierta a sorpresas en este sentido año a año.

La organización de este Descenso del Sella corre a cargo de la Federación de Deportes para Personas con Discapacidad Física del Principado de Asturias (FEDEMA), contando con la colaboración técnica de la Escuela Asturiana de Piragüismo y de la Federación de Piragüismo del Principado de Asturias, siendo patrocinado por la Dirección General de Deportes, San Miguel, Feve, Cajastur, El Corte Inglés, Telecable, Sociedad Regional de Turismo, Consejería de Bienestar Social, Fuensanta y los Ayuntamientos de Ribadesella, Cangas de Onís y Parres.

Un año más Bomberos de Asturias se suman al desarrollo y organización del Descenso prestando sus servicios para la cobertura de prevención y seguridad de la prueba, contando en este sentido con la colaboración de las Agrupaciones de Voluntarios de Protección Civil de Llanes y Piloña.

En el dispositivo de seguridad participarán más de 50 personas que serán los encargados de vigilar los 17 puntos más conflictivos para el recorrido de este año, teniendo en cuenta que el río cada temporada brinda sorpresas en este sentido. Para ello irán equipados con trajes de neopreno y material de rescate. Estarán distribuidos en varios grupos que se irán desplazando a medida que vaya transcurriendo la prueba.

Este año además de los efectivos en tierra que incluyen hasta 15 vehículos de apoyo, Bomberos de Asturias desplazará al lugar al Grupo de Rescate con el Helicóptero Medicalizado de la Entidad que tras supervisar la salida de la prueba con las piraguas que estén en el río se estacionará en el helipuerto de Cangas de Onís para atender cualquier emergencia que pudiese surgir.

El punto final de la prueba en Llovio tiene lugar en una comida de hermanamiento con todos los participantes y voluntarios en una carpa instalada a tal efecto, en la cuál tienen confirmada su presencia 360 comensales, la cuál acompaña a la entrega oficial de trofeos y recuerdos a todos los deportistas, con distintas actuaciones y regalos especialmente para los participantes más jóvenes.