Está usted en: Noticias -> Actualidad

La película "Intocables" cierra el Festival de Cine de San Sebastián

«Los parapléjicos son más subversivos de lo que creemos»

Con risas, emociones y esperanza terminaba  el Festival de Cine de San Sebastián gracias a la película francesa 'Intocable' que lleva a la pantalla la historia real de un hombre muy rico, que sufre una paraplejia, y el inmigrante de los barrios parisinos que entra a trabajar a su servicio. Una historia de amistad y superación que han puesto en imágenes los directores Eric Toledano y Olivier Nakache, con el consagrado actor del cine francés François Cluzet y el emergente Omar Sy.

Toledano y Nakache, que han realizado juntos filmes no estrenados en España pero de éxito en Francia, como 'Nos jours heureux' (2006) o 'Tellement proches' (2009) son como una sola persona, «aunque también discutimos como un matrimonio». Contestan casi al unísono, como una sola voz. «En 2003 vimos un documental sobre la vida de Philippe Pozzo di Borgo y vimos la increíble relación entre estos dos hombres.

La historia contenía sensibilidad, emoción y humor, todo lo que nos gusta a la hora de contar historias». No les dio miedo enfrentarse a una película con un protagonista parapléjico, con las dificultades de interpretación que conlleva: «Era parte del desafío, sobre todo porque queríamos mantener un tono de comedia a pesar de que es un tema fuerte. Nos gustan los desafíos, y estamos orgullosos de poder decir que hemos hecho una comedia en un contexto complicado».

El proceso de trabajo con el actor François Cluzet era otro importante desafío, ya que el personaje sólo puede mover la cabeza, pero tiene que pasar por todo tipo de sentimientos y situaciones. Y además los dos personajes están basados en personas reales.

«Fue sencillo porque pudimos llevar al actor François Cluzet a Marruecos para que conociera a fondo al verdadero Philippe y el talento de Cluzet hizo el resto. Nos dimos cuenta muy rápidamente de que cuando estás con Philippe enseguida dejas de percibir que no se puede mover. Nos decía que cuando una persona está en silla de ruedas ya no resulta muy atractiva.

Por lo tanto tienes que esforzarte especialmente en ser encantador y divertido, es su filosofía de vida. Para nosotros es admirable que una persona decida elegir el optimismo de esa manera».

François Cluzet, gran intérprete en buena parte del cine de autor francés de las dos últimas décadas, asegura que tuvo «un flechazo con el papel. Pero no busco papeles resultones, sino películas interesantes y por eso acepté. Soy también actor de teatro. En el teatro lo importante es la palabra; el cine se hace con imágenes y miradas. No podía expresarme con el cuerpo, pero podía transmitir muchas emociones con mi rostro y mis ojos».

La película no elude detalles de humor negro, e incluso expresiones que en otro contexto resultarían políticamente incorrectas. «Es una manera de echar por tierra las convenciones, y también hay un aspecto cultural, es una ironía muy propia de los habitantes de las afueras de París. Y cuando visitamos centros hospitalarios con personas parapléjicas, nos dimos cuenta de que había mucho humor entre ellos, y están todo el rato picándose unos a otros, y eso nos gustaba. Son más subversivos de lo que creemos».

'Intocable' no pretende dar un mensaje: «El cine no tiene que dar mensajes, debe más bien reflejar la sociedad con sus defectos y calidades. Por eso no sólo hablamos de la amistad entre esos dos hombres, sino también de la diferencia de clases y de la vida en los barrios periféricos de una ciudad como París. De ahí el título de 'Intocable', en referencia a la casta india».