Está usted en: Noticias -> Actualidad

Estará ubicado en Langreo (Asturias)

El centro de referencia estatal para discapacidad neurológica abrirá en 2012

La ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, afirmó en la localidad de Langreo que la construcción del centro de referencia estatal para personas con graves discapacidades neurológicas 'Stephen Hawkins' finalizará en el primer trimestre de 2012. Esto supone que las obras acabarán con retrasos, ya que el plazo inicial recogido en el proyecto determinaba que la ejecución del edificio estaría listo a finales de este año.

La ministra explicó que los trabajos de ejecución llevados a cabo por la empresa Construcciones Valmasedo y que comenzaron en enero de 2010 , han tenido que «hacer frente a algunas dificultades, que suelen ser habituales en este tipo de infraestructuras, debido a veces a la inestabilidad del suelo y las inundaciones que se han ido produciendo en los últimos meses». No obstante, puntualizó que «hemos ido técnicamente venciendo esas dificultades propias del lugar, y hoy vemos como está prácticamente acabado».

Pajín aprovechó su presencia en Langreo para aclarar que la gestión del complejo neurológico «será pública, aunque estará abierta al diálogo y a la cooperación de entidades también sociales que han hecho una enorme labor en el ámbito social».

Así, adelantó que una vez que concluyan las obras, en la próxima primavera, «nos sentaremos las tres administraciones: la central, autonómica y municipal, a trabajar de forma conjunta».

Tras recorrer las instalaciones, la titular de Sanidad alabó las características del centro. Es «tremendamente especial», dijo, para afirmar a continuación que el Ministerio de Sanidad «le da una extraordinaria importancia». A su juicio, no es sólo un complejo para atender a discapacitados graves de origen neurológico, si no que «se va a investigar, se van a aplicar experiencias de otros lugares» y, por tanto, se va a convertir en «la vanguardia» de una política sociosanitaria en la atención a las personas discapacitadas de origen neurológico».

150 puestos de trabajo

Para la ministra, esta infraestructura supone una notable inversión en política social «generadora de derechos». Además, «tiene la vocación de atender a las personas y estimular su autonomía», sostuvo a la par que recordó que la actuación servirá para fijar empleo en el municipio. Según las primeras previsiones, se crearán al menos 150 puestos de trabajo. Lo que será «un nuevo avance para el fortalecimiento de la actividad económica».

La ministra estuvo acompañada por la directora general del Imserso, Purificación Causapié; el delegado del Gobierno en Asturias, Antonio Trevín, y la alcaldesa, Esther Díaz García, entre otras autoridades. El centro tendrá capacidad para albergar un total de 90 plazas. De ellas, 60 serán destinadas a residentes y el resto al centro día.

Pajín no dudó en asegurar que las instalaciones de Langreo se «abrirán a la ciudad y a la comarca ya que la intención es dar cabida también a organizaciones sociales». Asimismo, añadió que el auditorio, que cuenta con entrada independiente, «servirá de espacio social y público a los ciudadanos de Langreo y de toda la comarca».

7,5 millones de euros

El centro de discapacitados de Barros fue diseñado por los arquitectos Francisco Noguera y Antonio Guedán, y su ejecución corre a cargo de la unión temporal de empresas (UTE) formada por la firma madrileña Construcciones Valmasedo y la catalana Rehabitec Lleida, con un coste de 7, 5 millones de euros.

El complejo será de referencia estatal en el estudio e investigación de esa última enfermedad, la misma que padece el físico Stephen Hawking, que da nombre al centro. Por su parte, el complejo se asienta sobre una parcela de más de 10.000 metros cuadrados. Una vez en funcionamiento se integrará en la red de centros sociosanitarios de «referencia nacional».

El equipamiento cuenta con dos cuerpos conectados: uno dedicado a la zona administrativa y otro destinado al área asistencial. Se trata de un edifico de cuatro niveles. La planta semisótano albergará el aparcamiento, el salón de actos y los servicios generales. Se ha puesto especial empeño en garantizar un correcto aislamiento para evitar posibles filtraciones de agua, ya que este nivel esta a una cota por debajo de la rasante.

En la planta baja estará la recepción y las áreas de atención residencial, con 60 habitaciones individuales distribuidas en tres módulos: uno para lesionados medulares, otro para personas con daños cerebrales y un tercero para pacientes con otras discapacidades neurológicas). Este nivel albergará además las zonas comunes (comedores, cocina, cafetería, sala de estar, oratorio...).

La planta primera dará cabida a espacios ajardinados y al módulo de rehabilitación e integración psicosocial, que contará con seis unidades. Por último, en el segundo piso del complejo se ubicará el área de dirección (en el bloque administrativo) y las cubiertas de la zona asistencial.