Está usted en: Noticias -> Actualidad

Los actuales residentes se trasladarán a las infraestructuras de ‘Mensajeros de la Paz’

La residencia Veracruz cambiará su uso para alojar a familiares de Parapléjicos

La residencia de mayores ‘Veracruz’ de la localidad de Mocejón que gestiona la ONG ‘Mensajeros de la Paz’ sufrirá cambios en las próximas semanas en relación al uso del edificio. Según informa el presidente de la asociación en Castilla-La Mancha, Antonio Rodríguez, pasará a ser una residencia de mayores a residencia para alojar a los familiares sin recursos que tengan enfermos de larga estancia en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo.

Asegura Rodríguez que la asociación ha dado traslado de los cambios tanto al Ayuntamiento de la localidad, como a los residentes, familiares de los mismos y los trabajadores.

Dada la crisis económica, las residencias que tiene la asociación en las localidades de Magán y Villaseca de la Sagra, se han quedado con muchas plazas libres, y por otro lado, las instalaciones para familiares de lesionados medulares ubicadas en Las Benitas en Toledo capital, están muy «deterioradas» y cuentan con problemas de accesibilidad.
De esta manera, con el cambio de uso, se solventarían ambas problemáticas.

Por un lado, indica el presidente regional de ‘Mensajeros de la Paz’, los residentes de Veracruz se trasladarían a las residencias de Magán y Villaseca de la Sagra, antes de Nochebuena, unas instalaciones que nacieron en su día, recuerda Rodríguez, para este fin y se encuentran en mejores condiciones que el actual edificio de Mocejón, donde se realizó una remodelación para poder acoger a las personas mayores.

Por otro lado, las personas que acudan a estar con sus familiares que sufren lesiones medulares, pasarían a partir del 1 de febrero a alojarse en este inmueble, una vez que se adecue para tal fin.

Antonio Rodríguez comprende que el municipio de Mocejón se va a quedar si el servicio de residencia de mayores, pero indica que tanto Magán como Villaseca se encuentran a escasos tres kilómetros de la localidad.

A los familiares de residentes se les ha dado la posibilidad de que elijan dónde quieren ir, ya que en principio se van a poder atender todas las posibilidades. En un primer momento se repartirían prácticamente a partes iguales: 12 en Magán y 10 en Villaseca de la Sagra. Recuerda el presidente regional de la asociación ‘Mensajeros de la Paz’ que todos ellos se trasladarán con las mismas condiciones, eso es, el mismo precio de alrededor de 400 euros que abonan en la actualidad en Mocejón.

En cuanto a los trabajadores de la residencia ‘Veracruz’, sucederá lo mismo: se les incorporará a las plantillas de las otras dos dependencias que gestiona la asociación en estas localidades cercanas.

De la Iglesia

El actual edificio que en estos momentos y desde el año 1995 da servicio como residencia de mayores en Mocejón pertenece a la Iglesia que lo cedió en uso a la asociación para fines sociales. Antonio Rodríguez explica a este diario que el cambio de uso cuenta ya con la autorización del arzobispado de Toledo.

Las razones las ha explicado también en el Ayuntamiento de Mocejón, donde se reunió con el alcalde y la concejala de Servicios Sociales. Comprende que el consistorio en su día aportara dinero para la rehabilitación del inmueble, pero en realidad, jurídicamente la propietaria del mismo es la Iglesia y ya ha dado el visto bueno con el cambio.

Rodríguez asegura que el fin con el que el edificio se restauró en su día va a ser similar, ya que «el uso social queda garantizado al cien por ciento», informa "La Tribuna de Toledo".

En su opinión, con la modificación «ganan todos». Los residentes que van a estar en unas mejores instalaciones y los familiares de los enfermos medulares sin recursos, ya que el edificio de Mocejón cuenta con 17 habitaciones dobles y en Las Benitas solo hay catorce camas.

En este caso, a partir del 1 de febrero, desde ‘Mensajeros de la Paz’ se conseguirá dar un mejor servicio y hacer un sueño realidad, ya que a estas personas sin recursos, se les cobra tan solo dos euros diarios, ya que se cuenta con una subvención por parte de la administración regional.