Está usted en: Noticias -> Actualidad

Reforma de la Ley de Dependencia

El Gobierno reducirá un 15% la paga a los cuidadores familiares

El Gobierno reducirá un 15 por ciento la paga a los cuidadores familiares de personas dependientes.También dejará de hacerse cargo de la cotización a la seguridad social de los cuidadores no profesionales que se incorporen a partir de ahora al sistema.

La ministra Ana Mato ha explicado este martes a las Comunidades Autónomas la propuesta de reforma de la Ley de Dependencia que llevará al próximo Consejo de Ministros, que modificará la aportación de los usuarios al sistema.

El Gobierno considera que las prestaciones para cuidados familiares no crean empleo y por eso, además de bajarlas, reducirlas y controlarlas, propone revisar en profundidad el sistema de altas a la Seguridad Social, cuotas que paga el Estado. Esta medida dejaría sin derecho a pensión a 180.000 personas.

El Gobierno ha pactado una rebaja del 15% de la ayuda que reciben, aunque cada autonomía podrá aumentar esta reducción de la prestación. La cuantía media que cobran estas personas ronda los 400 euros al mes, aunque en las situaciones más desfavorables la prestación llega a un máximo de 530 euros.

Todos estos cuidadores familiares han sido dados de alta en la Seguridad Social, pero a partir de ahora se dejará de hacer, aunque se mantendrá a aquéllos que estaban.

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha subrayado que el sistema de dependencia está "colapsado" y ha puesto de citado que hay una lista de espera "de más de 300.000 personas". "La dependencia es insostenible y necesita un cambio", ha remarcado.

En cuanto a cifras, Mato ha justificado la nueva normativa por el "exceso de 2.700 millones de euros" en el periodo de 2007 a 2011 y ha apuntado que existen 225.000 grandes dependientes más de los que estimó el Gobierno en su día.

Entre las principales medidas acordadas, destaca la simplificación del sistema en tres grados de dependencia. También, como ya se había adelantado, se tendrá en cuenta la renta y el patrimonio para calcular lo que el dependiente tiene que pagar.

Mato, ante las quejas de autonomías como Andalucía, finalmente, ha aceptado que nadie que cobre por debajo de los 532 euros -la cuantía del IPREM- tenga que pagar gasto alguno.