Está usted en: Noticias -> Actualidad

El Ministerio hace públicos los datos del 30 de junio pasado, que muestran un aumento

La espera media para operarse en España es de 76 días

Con seis meses de retraso, el Consejo Interterritorial de Sistema Nacional de Salud (del que forman parte el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas) ha hecho públicos este jueves, a última hora, los últimos datos de la lista de espera para someterse a una operación, que pueden consultarse en el portal estadístico de la web del Ministerio.

A 30 de junio pasado, los pacientes debían esperar 76 días de media para ser intervenidos. Los que estaban pendientes de una consulta con el especialista aguardaban 53 días. Un total de 536.911 personas estaban pendientes de una operación.

Por especialidades, la cirugía torácica es la que más tiempo de espera acumula, 114 días; seguida de la neurológica, 113 días; la plástica, 104 días; y de la maxilofacial, con 87 días. Por procesos, es la operación de hallux valgus (juanetes) la que más tiempo de espera requiere, 127 días; seguida de la de prótesis de cadera, 110 días; la de varices, 108 y la artroscopia, 104.

Según el Ministerio de Sanidad, los datos no se pueden comparar con el último corte, de diciembre de 2011, en el que la media de espera para las operaciones era de 73 días. Entonces se comprobó que la lista de espera para operarse se había disparado un 17% tras los recortes.

El documento con los datos de lista de espera, que se ha entregado a los consejeros de las comunidades autónomas en la reunión que han mantenido con la ministra Ana Mato en el Consejo Interterritorial de Sanidad, no ha sido debatido. Tampoco Mato ha incidido en el asunto en la rueda de prensa posterior y ha pasado de puntillas sobre el aumento de días que se han registrado. Ha hablado de aumento a pesar de que, según el propio Ministerio, son datos que no son comparables con el resto de periodos analizados porque por primera vez están en el recuento todas las autonomías y con la misma vara de medir. No obstante, ese incremento, ha dicho Mato, es más agudizado si se toman en consideración los datos de junio de 2011.

"El informe refleja que es verdad que ha subido la lista de espera. Por tanto, todavía tenemos que trabajar mucho para reducirlas, y en eso estamos el Ministerio y todas las comunidades", ha dicho. Una intención difícil de compatibilizar con las políticas de recortes que el Gobierno y la mayoría de las comunidades están poniendo en práctica. Con falta de personal y con cada vez menos es complicado atajar el problema, uno de los que más preocupa a los ciudadanos, según el último barómetro sanitario.

El departamento que dirige Ana Mato nunca revela los datos de las listas de espera desglosados por comunidades autónomas. Un acuerdo al que llegaron las distintas autonomías hace años en el Consejo Interterritorial, con el objetivo de que no se comparase la situación de unas y otras.

La radiografía, por tanto, siempre ha estado sesgada; y la recopilación de datos siempre ha sido complicada. Algunas autonomías informan de sus tiempos de espera, otras no. Además, algunas, a pesar de que hay un decreto que dicta cómo hay que recoger los datos, los difunden (si es que lo hacen) de otras formas para que no sean comparables.