Está usted en: Noticias -> Actualidad

El ex jugador de la NBA Sam Perkins visitó el centro hospitalario

La NBA llega a Parapléjicos

Pocas cosas más interesantes hay para el paciente de un hospital que recibir una visita inesperada que le alegre la jornada, ya que este hecho supone una cierta ruptura con la monotonía del centro hospitalario en cuestión y genera buen ambiente del mismo. Esto fue lo que ocurrió en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, lugar en el que un visitante ilustre llegado desde los Estados Unidos centró desde su entrada a las instalaciones la atención de internos, familiares y personal sanitario.

Con sus 206 centímetros de estatura y un cuerpo acorde a un tipo que se ha ganado la vida jugando al baloncesto profesional durante 17 años, Sam Perkins, ex jugador NBA de Dallas Mavericks, Los Ángeles Lakers, Seattle Supersonics e Indiana Pacers, acudió al centro nacional de referencia en el cuidado y tratamiento de lesiones medulares para conocer de primera mano la actividad que allí se desarrolla y, sobre todo, para repartir sonrisas y buenas vibraciones entre unos pacientes que se quedaron con los ojos como platos y con la boca abierta al tener tan cerca a una persona que sacaba al menos dos cabezas a todos los demás.

De la mano de BBVA como patrocinador principal de la mejor liga de baloncesto del mundo, y dentro del programa de acciones solidarias ‘NBA Cares’ que se lleva a cabo por todo el planeta para atender iniciativas juveniles, educativas, de desarrollo y relacionadas con la salud, Perkins visitó primero la zona de rehabilitación infantil, donde se fotografió con los niños y distribuyó camisetas con dedicación especial para Inés, Javier o Victoria, tres de los pacientes que tuvieron la posibilidad de pasar un buen rato en compañía del ex baloncestista norteamericano.

Acompañado por el director gerente del hospital, Francisco Marí, así como por varios de los especialistas del centro, el que fuera compañero de Michael Jordan en la Universidad de North Carolina y en el equipo con el que los Estados Unidos ganó la medalla de oro en la Olimpiada de Los Ángeles 84 a una selección española en la que estaban Corbalán, Epi, Romay o Fernando Martín, pasó luego por el gimnasio para adultos, punto en el que nuevamente repartió elásticas con el logotipo de la gira mundial del torneo 3x3 que organiza la NBA, y que desarrollará en Toledo este fin de semana una de sus competiciones.

Finalmente, la visita concluyó en la cancha de baloncesto de las dependencias hospitalarias, una pista fundamental en la historia del deporte de la canasta en silla de ruedas en la que tuvo lugar una exhibición de baloncesto adaptado. Cientos de personas se congregaron en el recinto deportivo para estar cerca de un Sam Perkins que ejerció a la perfección su papel como embajador de buena voluntad de la NBA.