Está usted en: Noticias -> Actualidad

El encuentro organizado por la Sociedad de Médicos de Primaria y la Escuela Municipal de Salud

Cuidados paliativos, algo más que medicina

"Los cuidados paliativos recuperan la forma más profunda de comprender y atender al enfermo terminal". Así lo resumió ayer la concejala de Sanidad del Ayuntamiento de Oviedo, Trinidad Ordiz, durante la inauguración del I Encuentro multidisciplinar sobre cuidados paliativos, organizados por Escuela Municipal de Salud y la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria Asturias (Semergen), que se inauguró ayer en el Auditorio Príncipe Felipe.

En este encuentro se dieron cita 220 profesionales de la medicina de toda Asturias y de la comunidad de Castilla y León, una cifra que sorprendió gratamente a los organizadores de este evento que se celebró por primera vez en Oviedo con especialistas en oncología, radioterapia, médicos de familia y enfermería.

El próximo martes se celebrará otra sesión que complementará a la de ayer.

"Los cuidados paliativos alivian el dolor, defienden la vida y ni aceleran ni retrasan el fallecimiento. Además, incorporan aspectos piscológicos y espirituales en la atención al paciente con el mayor nivel de actividad, al tiempo que ayudan a sus familias", añadió Trinidad Ordiz.

En la organización de la jornada de ayer se implicaron de forma muy especial Luis Olay, jefe del servicio de oncología radioterápica del HUCA, y los dos vicepresidentes de Semergen Asturias: Manuel Barrial y Elena Fernández; esta última coordinadora de estas jornadas.

Ante el éxito de participación en la sesión de ayer, el doctor Olay apostó por crear una plataforma entre especialistas y médicos de atención primaria, para de esta manera lograr un tratamiento paliativo más personalizado y rápido de los pacientes según sean sus necesidades más inmediatas. Esta iniciativa fue respaldada también por el doctor Barrial.

Todos coincidieron en que los cuidados paliativos dan respuesta al descontento que había entre los profesionales de la medicina, los enfermos y sus familias, porque tal vez hasta ahora los aspectos científicos estaban solapando de alguna manera una realidad: que no es otra que la del sufrimiento.