Está usted en: Noticias -> Actualidad

Los pilares de la renovación en los centros de salud SAS

El plan estratégico de renovación de los centros de salud, que nace del consenso de profesionales, gestores y sociedades científicas, se desarrollará durante los próximos dos años con cuatro objetivos: fortalecer la Atención Primaria, garantizar la equidad, prevenir enfermedades y discapacidad, y mejorar la eficiencia del sistema sanitario. El plan prevé 82 actuaciones concretas de las cuales una docena ya están en marcha.

Una de las medidas que tendrá mayor impacto en pacientes y profesionales será la redistribución de los cupos por cada consulta, que permitirá reducir los tiempos de espera y la sobrecarga de los equipos de Atención Primaria. El gerente del SAS, José Manuel Aranda, explica que "la redistribución de los cupos de los médicos y enfermeros se realizará teniendo en cuenta la morbilidad y la complejidad de los pacientes". Hasta la fecha el número de tarjetas sanitarias por consulta está establecido en una media de 1.500. Esta ratio tiene en cuenta la edad de los pacientes, de modo que, por ejemplo, una persona mayor de 75 años, que necesita más atención sanitaria, puede representar cuatro tarjetas sanitarias.

El reparto actual de pacientes/consulta no tiene en cuenta otros factores que, junto a la edad de los usuarios, inciden en la sobrecarga de los profesionales y en los tiempos de espera de las consultas: patologías de base de cada paciente, vulnerabilidad social y complicaciones, que requieren de más recursos sanitarios; y, por tanto, de más dedicación por parte de los profesionales.

El desarrollo de nuevas herramientas tecnológicas aplicadas al sistema informático del SAS, el Diraya, permitirá cruzar datos y analizarlos, lo que facilitará un mayor equilibrio en las cargas asistenciales. "Un codificador leerá todos los diagnósticos de cada paciente -en todas las especialidades en las que sea atendido- de manera automática", añade Aranda. Este codificador permitirá al sistema sanitario calcular la morbilidad y el grado de complejidad de los usuarios para tener en cuenta estos factores esenciales a la hora de redistribuir las tarjetas sanitarias.

"La herramienta permitirá clasificar a los pacientes pluripatológicos, por ejemplo los diabéticos e hipertensos, que necesitan un abordaje distinto y diferenciado de los diabéticos que no sufren hipertensión", añade el gerente del SAS. La preparación de la base de datos del SAS para la inclusión de esta herramienta informática ha requerido un año.

El proyecto piloto para validar esta nueva herramienta y detectar los cupos más sobrecargados ha comenzado ya en centros de salud de todas las provincias andaluzas. Una vez que se valide y el SAS concrete los criterios y la ratio idónea, las tarjetas sanitarias se redistribuirán teniendo en cuenta las enfermedades que padece cada paciente.

La asignación de pacientes a cada médico ha sufrido dos cambios básicos en la historia del SAS. "Al principio se trabajaba con cartillas, pero cada cartilla podía incluir una persona, dos o una familia", recuerda el gerente del SAS. En el año 1995 el sistema de cartillas se sustituyó por las tarjetas sanitarias individuales, que permitió un reparto de la asistencia más equitativo. El desarrollo tecnológico supondrá nuevo salto en la planificación, y por lo tanto, el reparto de los recursos. Otro de los pilares del plan de renovación de la Atención Primaria es la recuperación de los equipos asistenciales integrados por médicos y enfermeros, que trabajarán conjuntamente, de modo que cada paciente disponga de su equipo asistencial de referencia. "Los equipos tendrán el papel de agentes de salud, de modo que conciliarán la medicación de distintas especialidades que atienden al paciente crónico complejo", añade.

Los equipos médico/enfermero coordinarán toda la asistencia que recibe cada paciente y, para ello, tienen acceso ya a los resultados de pruebas diagnósticas de especialidades, altas hospitalarias y urgencias. Hasta ahora un paciente puede ser atendido por varios especialistas y puede contar con varios tratamientos distintos. "La función del agente de salud es conciliar todos los tratamientos y evitar de este modo las interacciones entre medicamentos", añade Aranda. Los médicos de Atención Primaria también tendrán la posibilidad de solicitar pruebas diagnósticas hospitalarias, como TAC o resonancias, sin necesidad de derivar pacientes a especialistas.

Esta mayor autonomía de los galenos en los centros de salud será paralela a la estabilización de las plantillas. Según explica el gerente del SAS, "se dará más estabilidad a través de las OEP (Ofertas de Empleo Público) y contratos de larga duración para favorecer la continuidad asistencial y evitar los cambios de los profesionales que atienden a los pacientes". El reconocimiento profesional, que se traduce en incentivos, tendrá en cuenta los resultados en salud. "Los equipos que se propongan mejorar la salud de su área y lo logren serán reconocidos", asevera el gerente.

El progresivo envejecimiento de la población y el aumento de enfermos crónicos pluripatológicos es un reto para los sistemas sanitarios, que requieren una actualización y redistribución de recursos. Los cambios promovidos por el SAS en los centros de salud tienen una base tecnológica que constituye un tercer pilar del plan de renovación. La aplicación de las herramientas informáticas y la conexión por videoconferencia, así como el uso de internet en las relaciones entre los distintos niveles asistenciales (Atención Primaria y hospitalaria) y en la relación médico/paciente, evitará desplazamientos y favorecerá la comunicación. "Hasta ahora se ha trabajado en la coordinación entre médicos de Atención Primaria y especialistas; pero la idea es lograr la integración", añade Aranda. Este plan de renovación es de los primeros que comienzan a andar en el ámbito estatal y ha contado para su elaboración con varios grupos de profesionales, un equipo de expertos y la colaboración de las sociedades científicas implicadas en la Atención Primaria.


El gerente del SAS destaca "el compromiso de los profesionales" en la puesta en marcha de las 82 medidas previstas para una renovación necesaria en el primer nivel de la asistencia sanitaria. Los centros de salud andaluces cuentan con unos 24.000 profesionales. Se estima que en torno al 93%-94% de los problemas de salud se solucionan en los centros de salud, sin necesidad de una asistencia hospitalaria. 

Fuente:granadahoy.com