Está usted en: Cooperación Internacional -> Latinoamérica

Tres historias con células madre

Investigaciones sobre la lesión medular

Las últimas novedades e información sobre los avances en las investigaciones y la ciencia pertinente a la lesión de la médula espinal. Escrito por Sam Maddox, Gerente de Conocimiento de la Fundación Reeve, y traducido por Carlos Caprioli, Especialista en Información del Centro de Recursos para la Parálisis de la Fundación Reeve.

Tres historias con células madre.

Primera parte. Proviene de Suiza. El estudio clínico de The StemCells, Inc. (donde se inyectó a personas entre cuatro a ocho meses pos lesión medular con 20 millones de células madre neurales de feto) concluyó que dos de los tres primeros pacientes anotados recuperaron sensibilidad inesperada debajo del nivel de la lesión.

Los tres toleraron los trasplantes sin efectos secundarios negativos.

El estudio sobre la seguridad de las inyecciones está basado en estudios animales hechos en la Universidad de California, Irvine en el laboratorio de Aileen Anderson y su esposo Brian Cummings. El equipo de investigación, que no tomó parte en el estudio, quedó muy contento. “Estábamos contentísimos”, le comentó Cummings a un periodista. Anderson, una científica muy cautelosa, advirtió que el ejemplo es pequeño y hace falta más trabajo para verificar los resultados. Esta fase del estudio incluiría un total de 12 pacientes.

Se identificó a uno de los participantes abiertamente. CNN informó que Knut Olstad, parapléjico noruego de 46 años de edad, lesionado hace un año en Francia, cree que las células madre le han ayudado a recuperar sensibilidad. “A veces, puedo sentir que mi novia me está apretando las piernas”.

Suena alentador, pero es muy temprano, la data todavía muy verde. “Tenemos que incluir todas las vicisitudes posibles,” dijo Anderson. “Siendo científicos, eso significa que debemos ser precavidos al interpretar lo que hay aquí. Es muy prometedor, pero no es definitivo.” Igualmente, dice, “ver cualquier signo de mejoría es extremamente alentador, sorprendente y emocionante”.

El Dr. Armin Curt, principal investigador en la prueba en el Hospital Universitario de Balgrist en Zurich, dijo:

“Nos genera mucha intriga ver que dos de los tres pacientes hayan recuperado función sensorial considerablemente. Estas mejorías en la sensibilidad han evolucionado de forma progresiva debajo del nivel de la lesión y no están anticipadas en pacientes con este tipo de lesión tan severa, lo cual sugiere que las células madre neurales están teniendo un efecto clínico beneficial. La función sensorial de todos estos pacientes era estable antes del trasplante, así que la reaparición de la sensibilidad fue inesperada”.

Las mejorías en sensibilidad se detectaron primero a los tres meses pos trasplante y luego tras otra evolución a los seis meses. La compañía cree que pueden existir varias razones por las cuales las células mejoraron la sensibilidad. Puede ser que restauren mielina insular en nervios dañados y así mejorar la calidad de las señales que van y vuelven del cerebro. También puede tratarse de que nutran o remplacen los nervios existentes, o que reduzcan la inflamación que bloquea el reparo.

Dice el Dr. Stephen Huhn, a cargo del programa StemCells:

“Ver este tipo de cambio en pacientes que realmente tienen el peor tipo de la peor lesión en la médula espinal es algo muy emocionante. A nuestro saber, es la primera vez que se informa sobre un cambio sensorial de esta magnitud tras un trasplante de células madre en pacientes con lesiones completas. Es obvio que debemos conseguir más data para establecer su eficacia, pero esto nos dio mucho aliento. Seguimos con nuestro estudio y tenemos planeado dar la dosis pronto a un paciente con una lesión incompleta”.

Por lo general, no se informa sobre los primeros resultados en una prueba clínica hasta que se hayan tratado todos los pacientes. StemCells, basada en California y cotizada en la bolsa, sin duda quiere dejar que esta data genere entusiasmo por interés propio al igual que para el rubro de células madre y lesiones medulares. Un área que recibió una baja el año pasado cuando Geron abandonó sus pruebas clínicas con células de embrión para lesiones agudas. Con este tipo de difusión, uno pensaría que el valor de cotización de StemCells hubiera subido un poco, y sin embargo no: sigue a $2 por acción.

Por último: si usted piensa que puede llegar a tener los requisitos para el estudio, comuníquese con la enfermera encargada por teléfono al +41 44 386 39 01 o por email a stemcells.pz@balgrist.ch.

Segunda parte. “La magnitud del efecto funcional sustancialmente excede aquellos previamente vistos en estudios con células madre fetales o injertos en la médula dañada…”. Ese es el balance de “Crecimiento y Conectividad a Larga Distancia de Células Madre Neurales tras una Lesión Medular Severa”, publicado hace pocos días en la revista médica Cell.

Por alguna razón, este innovador y potente ensayo publicado por un equipo de investigación de renombre pasó desapercibido para la prensa científica mayor. En comparación, la data del estudio de StemCells previamente mencionado tuvo mucha más difusión. No obstante, el trabajo es proveniente del laboratorio Mark Tuszynski en la Universidad de California, San Diego, y se resume así:

• Las células neurales que emiten proteína verde fosforescente (Green Fluorescent Protein, GFP) logran producir axones a lo largo de grandes distancias tras una lesión medular severa –cubriendo un total de 17 segmentos espinales.

• Se formaron nuevos relevos sinápticos, mejorando el resultado electrofisiológico y funcional.

• Los injertos de neuronas superan la inhibición del sistema nervioso adulto –no se precisa manipulación experimental adicional del ambiente inhibitorio del sistema nervioso central adulto para lograr esta regeneración en largas distancias.

• Recortar la médula espinal inmediatamente sobre el foco de la lesión impide el movimiento de las patas traseras, lo cual indica que la recuperación funcional depende de aportes en el injerto por parte del huésped.

Hace tiempo ya que los laboratorios vienen probando con células madre en roedores con lesiones medulares --inclusive hay una línea de células fetales humanas que se ha estado investigando por muchos años. ¿Por qué en este experimento las células parecen crecer y crear conexiones tan bien, resultando en la recuperación de funcionamiento? Tal vez tenga que ver con el sistema de entrega, en una base fibrina como andamio o en el agregar un coctel de factores de crecimiento con diez moléculas. Del ensayo:

…el injerto de neuronas en primeras instancias en una base fibrina con un coctel de factores de crecimiento extiende un gran número de axones sobre largas distancias en la médula lesionada para así formar relevos neuronales que mejoran considerablemente los resultados electrofisiológicos y funcionales. La magnitud del efecto funcional excede en gran forma aquellos de estudios previos con injertos de células fetales o madre en la médula lesionada, posiblemente a causa de una sobrevivencia aumentada del injerto gracias al co implante de bases fibrinas con factores de crecimiento.

“Se dieron nuevas conexiones en grandes cantidades y a través de distancias muy largas en las formas más severas de lesiones medulares,” dijo Mark Tuszynski, uno de los autores del estudio y director del Centro para Reparo Neural de UCSD. “Estamos haciendo ahora experimentos para determinar si se puede trasladar a los humanos”.

El Instituto de California para la Medicina Regenerativa (California Institute for Regenerative Medicine, CIRM), la agencia que está distribuyendo tres mil millones de dólares en financiamiento estatal para investigaciones con células madre (le dio $20 millones a StemCells, Inc.), le otorgó a Tuszynski $4.7 millones para continuar desarrollando el avance que generó con su colega científico neurológico en UCSD, Paul Lu.

“También descubrimos que estas células madre envían nuevos axones a través de distancias realmente llamativas a lo largo de la médula espinal”, dijo Tuszynski. “Trabajos previos demostraron un crecimiento en los axones de alrededor de dos milímetros. Los axones en este estudio crecieron más de 10 veces más que esto. Previamente, se pensaba que los nuevos axones no podían crecer bien en la médula lesionada. Este trabajo demuestra que los axones de las neuronas en instancias primarias pueden crecer llamativamente bien en la médula espinal adulta lesionada”.

Fuente: spinalcordinjury-paralysis.org

Tuszynski continúa: “Estos resultados sugieren grandes posibilidades de trasladarlo a humanos. Por lo tanto, repetimos estos estudios utilizando células madre neurales humanas cultivadas”. El laboratorio reprodujo el estudio usando dos líneas de células madre humanas, incluida una que ya estaba siendo usada en la prueba clínica humana de Neuralstem para la esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

Otro aspecto interesante de la publicación: trabajos de otros laboratorios indican que el gen supresor de tumores llamado PTEN (homólogo de fosfatasa y tensina) es un gran regulador del crecimiento de axones. Al borrar el PTEN, los axones espinales corticales se regeneran desproporcionadamente. El PTEN inhibe el cambio molecular llamado mTOR (por “el blanco mamífero para la rapamicina”). El grupo de Tuszynski informa aquí que mTOR contribuyó en este estudio a la habilidad de los axones para crecer dentro del sistema nervioso adulto lesionado. Aparenta ser un buen camino a seguir, y de hecho el equipo de la UCSD busca lograr un modelo para borrar el PTEN. Ya están en los planes estudios con primates para probar las células madre más las bases fibrinas más los factores de crecimiento.

Tercera parte. Y esta es para catalogar como ‘Dulce Justicia’. Delincuentes con supuestas células madre fueron atrapados y están camino a la cárcel. El año pasado, el programa televisivo “60 Minutes” emitió dos segmentos sobre Larry Stowe, vendedor moderno de aceite de víbora, y Frank Morales, quien prometió a dos hombres con ELA que la terapia con células madre los curaría. Se mostraron evasivos y traicioneros frente a las cámaras, pero no lograron escapar. La semana pasada, Stowe y Morales se declararon culpables en un complot para introducir en el comercio interestatal nuevos medicamentos bajo falsas etiquetas y sin ser aprobados. Patrick J. Holland, de la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) calificó a las declaraciones como “una victoria para el pueblo americano”. El caso resalta “el compromiso de la FDA para investigar casos de personas y negocios que se aprovechan de los enfermos y vulnerables con falsos tratamientos médicos”.

A continuación una de las farsas (de un comunicado del Departamento de Justicia de EE. UU.; aaj, chicos, a no hacer esto en casa):

Stowe declaró que una de las drogas sin aprobación era un producto llamado factores de transferencia específicos por paciente. Para producirlo, contrató los servicios de un patólogo en Bryan/College Station, Texas. Después les ordenó a los pacientes que envíen muestras de sangre al patólogo para producir bacteria que luego se utilizaría para crear dichos factores. Stowe contrató a un laboratorio en Carolina del Sur para recibir la bacteria que luego se dio a gallinas para comer. Luego se congelaron a seco los huevos que estas gallinas pusieron y el polvo de los huevos se insertó en cápsulas y se la vendió a los pacientes.

Fuente: spinalcordinjury-paralysis.or