Está usted en: Comunidad / Blogs / Medular Abierto
Varios autores

Medular Abierto

<<Volver al índice de blogs

Los ajustes razonables

Publicado el 09/09/2011.

La Ley de Igualdad de Oportunidades, No Discriminación y Accesibilidad Universal de las Personas con Discapacidad (LIONDAU) define los ajustes razonables como las medidas de adecuación del ambiente físico, social y actitudinal a las necesidades específicas de las personas con discapacidad que, de forma eficaz y práctica y sin que suponga una carga desproporcionada, faciliten la accesibilidad o participación de una persona con discapacidad en igualdad de condiciones que el resto de los ciudadanos.

En la actualidad son obligatorios para cualquier empresa, además de ayudar a cumplir el principio de igualdad de trato en el empleo, como se recoge en la Especificación para la Gestión Ética y Profesionalizada de los CEE desarrollada por FEACEM.

Los ajustes son un aspecto que repercute positivamente en el funcionamiento de la empresa, puesto que, en la mayoría de las ocasiones, son pequeños cambios que permiten a los trabajadores realizar su trabajo de forma eficiente, y además, el coste económico de los mismos puede sufragarse con ayudas públicas.  

DEFINICIONES Y OBJETIVOS

La definición más amplia del concepto de ajuste razonable la ofrece la Convención de Naciones Unidas de 2006 que los define como “las modificaciones y adaptaciones necesarias y adecuadas que no impongan una carga desproporcionada e indebida, cuando se requieran en un caso particular, para garantizar a las personas con discapacidad el ejercicio de los derechos humanos y libertades fundamentales”.

Si hay que ceñirse al apartado laboral, podemos tomar la definición normativa legal, que es la misma que se recoge en la Especificación para la Gestión Ética y Profesionalizada de los CEE, desarrollada por FEACEM, y que los define como “aquellas modificaciones y adaptaciones necesarias y adecuadas que no impongan una carga desproporcionada o indebida, cuando se requieran en un caso particular para prevenir o compensar las ventajas ocasionadas por motivo de discapacidad y así garantizar la plena igualdad en el trabajo”.

Conforme a estas definiciones, como subrayan desde una de las instituciones más importantes en la materia, el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), el objetivo principal de los ajustes razonables es que a ningún trabajador se le puedan negar oportunidades de empleo por razones externas, no relacionadas con su capacidad para realizar el trabajo.

En el ámbito de los CEE, los ajustes o apoyos tienen como objetivo conseguir una mayor autonomía personal y social del empleado y una mejor integración a través de un trabajo productivo, participando regularmente en las operaciones de mercado y teniendo como finalidad la de asegurar un empleo remunerado.

Además, el hecho de que se mantengan o adopten medidas específicas destinadas a prevenir o compensar las desventajas ocasionadas por motivo de discapacidad, ayuda a cumplir con el principio de igualdad de trato en el ámbito laboral, algo obligatorio en cualquier empresa.

OBLIGATORIEDAD

Es importante recalcar que el artículo 37 bis de la ley 13/1982 subraya la obligatoriedad por parte del empresario de adoptar las medidas adecuadas para la adaptación del puesto de trabajo y la accesibilidad de la empresa, en función de las necesidades de cada situación concreta, con el fin de permitir a las personas con discapacidad acceder al empleo, desempeñar su trabajo, progresar profesionalmente y acceder a la formación, salvo que esas medidas supongan una carga excesiva para la empresa.

Desde la primera definición se hace hincapié en que la carga que suponga la asunción de un ajuste no sea excesiva para quien la lleva a cabo. Para medir la proporción de la misma se tendrá en cuenta si puede ser paliada mediante ayudas o subvenciones públicas, además del tamaño y el volumen de la organización.

Estas subvenciones públicas están reguladas en la Orden Ministerial del 16 de Octubre de 1998 que establece subvenciones para adaptación de puestos de trabajo y eliminación de barreras arquitectónicas en una cuantía no superior a 1.803,04 euros por puesto de trabajo. Esta ayuda puede ser solicitada tanto por la empresa como por un trabajador a título individual. El problema es que, en la actualidad, dicha subvención depende de cada comunidad autónoma, por lo que no existe un criterio homogéneo en cuanto a plazos de pago y se producen retrasos, e incluso en algunos territorios esta ayuda se ha dejado de percibir.

En este sentido, desde el IBV se recomienda valorar distintas alternativas de adaptación y elegir aquella que sea más asumible por la empresa, además de tener en cuenta que dichas adaptaciones sean compatibles con el proceso productivo y organizativo de la misma, y si se puede, realizar las adaptaciones requeridas en la fase previa, de diseño del puesto de trabajo, puesto que es mucho más fácil y menos costoso diseñar desde el principio un puesto de trabajo accesible para todos que tener que realizar adaptaciones específicas una vez que el puesto ya está creado.

Normalmente, antes de acometer un ajuste razonable, sobre todo de tipo adaptativo o técnico, se hace uso de los llamados “métodos de adaptación”, que analizan el trabajo y el trabajador para ver si existe adecuación entre las características relevantes de uno y otro, determinando la relación entre la demanda del trabajo y la capacidad del empleado. Eso, sí, conviene señalar que estos métodos son las herramientas que permiten identificar aspectos conflictivos entre el trabajo y el trabajador, pero no incorporan automáticamente las soluciones a dichos problemas.

Es el analista quien debe discutir, negociar y tratar con todos aquellos profesionales y demás personas involucradas, incluyendo obviamente al propio trabajador, para encontrar e implementar la solución idónea en cada caso particular. Algunos de los métodos de adaptación más importantes son: Estrella: Valoración, Orientación e Inserción Laboral de Personas con Discapacidad (IMSERSO); ErgoDis/IBV: Adaptación ergonómica de puestos de trabajo para personas con discapacidad (IBV); ADAPTyAR: Adaptación del Puesto de Trabajo y Ajustes Razonables (MSPS/IBV); Método de Perfiles: adecuación de la tarea a la persona (Lantegi Batuak) y APTRA: Adaptación de puestos de trabajo, recomendaciones y ayudas técnicas (Fundación ONCE).

DIFERENTES AJUSTES RAZONABLES

Hasta el momento, parece que el poner en marcha un ajuste razonable supone siempre un coste económico para la empresa, pero esto no es así. Además de las subvenciones para adaptar los puestos de trabajo, los ajustes no solo tienen que ser de tipo técnico o adaptativo, sino que pueden ser de tipo organizativo: flexibilidad de horarios, redistribución de las tareas, modificación de la ubicación de algunos elementos para facilitar el tránsito de los trabajadores con discapacidad, la realización de cursos formativos que permitan la especialización del empleado o cuadrar los turnos para que los empleados que lo necesiten puedan acudir a sesiones de terapia o rehabilitación son solo algunos de los ejemplos de este tipo de ajustes organizativos, que no suponen ningún coste para la empresa y que permite que el trabajador rinda a un mayor nivel.

Además de estos ajustes de tipo organizativo y los de tipo técnico, que son aquellos que implican un cambio en el puesto físico de trabajo, hay una tercera categoría que, aunque no es propiamente un ajuste razonable, podría encajar en la definición, y, en la práctica se ocupan de proveer al trabajador de todos los soportes que pudiera necesitar para el ejercicio de su actividad, mediante un análisis de la persona y su puesto de trabajo. Estas son las unidades de apoyo. Estas unidades configuran como equipos multiprofesionales que, mediante el desarrollo de distintas funciones, permiten ayudar a superar las barreras, obstáculos o dificultades que los trabajadores con discapacidad de los Centros Especiales de Empleo tienen en el proceso de incorporación a un puesto de trabajo así como en la permanencia en el mismo.

Para finalizar, hacer hincapié en el hecho de que las adaptaciones deben considerarse como algo positivo. De hecho, los ajustes razonables tienen un impacto positivo no solo para las personas con discapacidad, sino también para el resto de usuarios puesto que las modificaciones de tipo ergonómico favorecen la eficiencia y salud de todos los trabajadores y la eliminación de barreras arquitectónicas favorece el acceso y circulación de clientes y trabajadores.

Tras este despiece explicativo, tres empresas vinculadas a FEACEM a través de sus socios: Gureak, Telesoft y MRM dan a conocer cómo se aborda la cuestión de los ajustes razonables en cada una de ellas.

GUREAK, AJUSTES EN GRAN EMPRESA

Gureak es un grupo empresarial importante del sector de la economía social en nuestro país. Con más de 4.000 trabajadores, y con todo tipo de discapacidades presentes en su plantilla, llevan desde su creación, en 1975, trabajando por la creación de empleo de calidad para las personas con discapacidad.

Gureak está presente en prácticamente todos los sectores de actividad, desde la electrónica hasta la lavandería industrial pasando por la hostelería o los manipulados en general. Por este motivo, y debido también al considerable volumen del grupo y su gran número de empleados con diversas discapacidades, los ajustes razonables cobran una gran importancia.

ANÁLISIS Y AJUSTES DESTACADOS

Desde el Grupo Gureak consideran los ajustes razonables fundamentales para la empleabilidad de las personas con discapacidad y la calidad del trabajo que realizan, puesto que en la mayoría de los casos no revisten gran complejidad ni un coste elevado y permiten que los empleados realicen tareas que sin ellos no podrían acometer. Por eso creen necesario que este tipo de actuaciones, más frecuentes en los CEE, sean asumidas también en el ámbito del empleo ordinario.

En la entidad guipuzcoana gestionan los ajustes razonables desde un servicio centralizado de recursos humanos, y en cada una de sus tres divisiones (Industrial, Servicios y Gupost) tiene recursos técnicos y de gestión propios, y desde ellos los técnicos de gestión y los técnicos de personal realizan el análisis y las adecuaciones a los puestos de trabajo. Asimismo, desde 2007 el grupo creó su propio centro de desarrollo e innovación sociotecnológica, debido al papel fundamental de las nuevas tecnologías en las adecuaciones, que están posibilitando la accesibilidad de personas con discapacidad a muchos puestos a los que hasta ahora era impensable que accediesen.

A la hora de acometer las adaptaciones, las primeras actuaciones de Gureak comienzan en el diseño del puesto de trabajo, de tal forma que el proceso productivo, ya sea industrial o de servicios, se diseña teniendo en cuenta las personas que van a trabajar en él y lo que puede aportar cada una según su capacidad.

Además, en Gureak han desarrollado sus propias herramientas y metodologías para la evaluación individualizada “persona-puesto”, que les permiten identificar las necesidades desde el punto de vista competencial para el desempeño de las distintas tareas de dicho puesto. Para ello se realiza un análisis muy exhaustivo del perfil de la persona y del puesto de trabajo, estudiando todos los aspectos desde el punto de vista técnico-profesional y sociolaboral. Después de identificar los puntos críticos, se realiza un “Plan Individual de Actuación” que recoge la relación de acciones a llevar a cabo; de ello trabaja un equipo multidisciplinar que combina personas de perfil social y personas de perfil más técnico.

En cuanto a los tipos de ajustes que realizan, desde Gureak destacan dos que consideran de especial relevancia. Uno de ellos es la secuencialización de procesos, consistente en diseñar procesos productivos divididos en múltiples operaciones breves y sencillas para poder incorporar a personas con discapacidad intelectual de muy distintos niveles, aunque su cualificación sea muy baja. El segundo va ligado a las nuevas tecnologías y el software libre que está brindando grandes oportunidades de integración laboral de personas con discapacidad y aunque, en un principio, puede resultar costoso en términos económicos, su aplicación a un número muy amplio de personas puede hacerlo viable.

TRÁNSITO Y PROMOCIÓN

En el Grupo Gureak tienen empleados con todo tipo de discapacidades (sensorial, física, enfermedad mental y discapacidad intelectual) lo que supone un reto a la hora de realizar los ajustes, pero es algo que forma parte de la idiosincrasia del grupo, puesto que incluso estos retos parten de la propia entidad, que fomenta que sus trabajadores transiten de unas empresas a otras en función de sus preferencias, accedan al empleo ordinario o se promocionen dentro de una misma actividad. Asimismo, ante la crisis económica, el grupo empresarial ha tenido que reubicar a algunos de sus empleados, también a aquellos que tienen una menor capacidad.

Desde la organización destacan la incorporación de personas con enfermedad mental, que supuso la necesidad de formar a los técnicos de relación directa sobre sus características y trato personal pero que hoy día está plenamente integrado en todas las empresas. En este caso, los ajustes sí fueron de carácter más organizativo y de gestión que técnicos o físicos.

En definitiva, desde Gureak inciden en que muchas adecuaciones no resultan costosas, sino que se trata más bien de ser creativos e innovadores, de estar un poco al día de los recursos que existen, y lo que es más importante, de tener implícita una cultura hacia la adecuación para la capacitación.

ACCESO A AYUDAS PÚBLICAS

Por último, en relación a las subvenciones o prestaciones que reciben los Centros Especiales de Empleo para acometer estas adaptaciones, desde Gureak señalan que la tramitación y resolución por las que se establece la concesión de ayudas públicas destinadas al fomento de la integración laboral de personas con discapacidad está siendo muy problemática.

En la entidad afirman que en Guipúzcoa las resoluciones han sido copia de la opinión de inspectores laborales en las que se vertían criterios nada favorables a las inversiones y esfuerzos desarrollados por sus CEE, lo que ha provocado que determinadas ayudas solo sean aplicables a discapacidad de grado mayor del 65%; que se limite en exceso el número de beneficiarios y que numerosos expedientes se rechacen al considerar se trata de adaptaciones de aplicación de la regulación laboral. Además, desde Gureak critican que no hayan sido escuchados, puesto que a pesar de que trasladaron a la administración propuestas acordadas entre los centros de la provincia para un mejor tratamiento de este tema, “ni han recibido respuesta ni por supuesto se han aplicado”, aseguran.

TELESOFT, AJUSTES Y NUEVAS TECNOLOGÍAS

Telesoft es una empresa con sede en Albacete, perteneciente a AECEMCO (socio de FEACEM), que nace en 2008 vinculada con sectores de actividad emergentes y las nuevas tecnologías. Su plantilla está compuesta de 14 trabajadores con discapacidad física y sensorial y destaca porque, a pesar de su pequeño tamaño, cuenta con un plan de conciliación de la vida personal y profesional de sus empleados.

IMPORTANCIA, METODOLOGÍA Y TIPOS DE AJUSTE

Para la entidad manchega, los ajustes razonables son fundamentales puesto que el 93% de sus trabajadores tienen grandes discapacidades físicas y orgánicas, con un grado superior al 66%, y al tratarse de una empresa de nuevas tecnologías, es imprescindible adaptar los equipos y puestos de trabajo a las necesidades de cada empleado para que pueda realizar su tarea de la forma más eficiente posible.

Como señala su consejero delegado, Antonio Ochoa, al ser una empresa relativamente pequeña, están implicados en la aplicación de ajustes tanto Gerencia, como la Dirección y Recursos Humanos. En su plantilla, formada por 14 trabajadores, cuentan con una directora técnica encargada de evaluar la necesidad de cada puesto de trabajo, además de la adecuación que necesita la persona. Una vez realizada la evaluación, ésta se traslada a Gerencia que es la encargada de aprobar el ajuste.

En lo referente a la metodología que utilizan, en Telesoft se realiza un estudio preliminar de adaptaciones en el que se tienen en cuenta las necesidades de cada empleado en relación a su puesto de trabajo y a la tarea que tiene asignada. Estos ajustes son la mayoría de tipo técnico y ergonómico y se realizan siempre asesorados por la Unidad de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas, perteneciente al CEAPAT del Centro de Recuperación de Personas con Discapacidad Física de Albacete (CRMF).

“Dado que nuestra actividad principal está vinculada básicamente a la programación y a las nuevas tecnologías, dichos ajustes suelen consistir en la adaptación de teclados de ordenador, ratones, monitores y todo tipo de periféricos, además de la adaptación del mobiliario de la empresa, regulando, por ejemplo, la altura y anchura de las mesas de trabajo”, explica Ochoa.

PLAN DE CONCILIACIÓN E INTEGRACIÓN

Además de estas adaptaciones, más de tipo técnico y ergonómico, en Telesoft cuentan desde el año 2009 con un Plan de Conciliación de la Vida Laboral Familiar y Personal “porque creemos que el factor humano juega un papel clave en nuestra empresa y pensamos que con este conjunto de medidas la productividad de la empresa es mayor”, afirma Antonio Ochoa.

Con la puesta en marcha de este plan (un ajuste de tipo de organizativo), en Telesoft tratan de eliminar toda discriminación por razón de sexo o discapacidad; y para ello se realizó un diagnóstico de situación en el que se analizaron el organigrama de la empresa, la distribución de la plantilla, la gestión de los recursos humanos disponibles y las condiciones laborales.

Una vez realizado el análisis, se llegó a la conclusión de que las medidas prioritarias a implantar eran, entre otras, la flexibilización y racionalización de la jornada laboral y de los horarios de trabajo; así como el fomento de contratación de personas con discapacidad que además estén sujetas a responsabilidades familiares y la retribución de compensaciones económicas o prestación de servicios en materia de conciliación laboral.

En la actualidad se están aplicando estas medidas y valga como ejemplo de la flexibilización y racionalización de la jornada laboral el hecho de que todas las reuniones periódicas se realizan en horario de trabajo, y se fija una hora de comienzo y otra de fin, siempre por la mañana. Además, se ha creado una bolsa de horas que permite a la plantilla organizar sus tiempos personales sin afectar a la duración de la jornada laboral.

En Telesoft emplean a personas con discapacidad física, pero como se señala también en la Especificación para la Gestión Ética y Profesionalizada de los Centros Especiales de Empleo desarrollada por FEACEM, el objetivo es que los centros puedan dar empleo a trabajadores con todo tipo de discapacidades. Desde el punto de vista de los ajustes razonables, en Telesoft se afronta este punto como una apuesta, más que como un reto o una obligación.

Como señala Antonio Ochoa, “tratamos de verlo de forma positiva e integradora, por lo que se analizan los puestos de trabajo y se ve la posibilidad de adaptación. En la actualidad, estamos estudiando la posibilidad de incorporar a personas con alguna discapacidad sensorial”. 

Una prueba de ello es que acaban de realizar un curso de formación para personas sordas en el que se les ha enseñado el funcionamiento de la empresa en sí y de los programas informáticos que utilizan. Entre ellos están estudiando varios perfiles que podrían incorporarse a la empresa.

SIN SUBVENCIONES

Las principales quejas desde Telesoft llegan referidas al tema de las subvenciones para la adaptación de puestos de trabajo, puesto que a pesar de tener derecho por ley a percibir una subvención, Ochoa subraya que “en Castilla–La Mancha estas subvenciones no se están concediendo, o por lo menos a nuestra empresa no se le ha concedido nada. Llevamos cuatro años pidiéndolas, tanto la empresa de forma colectiva como algún trabajador a título individual, y la respuesta siempre ha sido la misma, que no hay dinero”.

Por eso Telesoft ha decidido desistir y no seguir reclamándolas, aunque les correspondan por derecho. “Hasta ahora nos hemos reunido con el director general de Trabajo en cinco ocasiones y las cinco han tenido el mismo resultado, no hay dinero”. En este CEE son pesimistas cuando se les pregunta por una solución a corto o medio plazo para este asunto, y creen que la única fórmula posible es que la orden que hay a nivel nacional se aplique también a nivel regional. “Si no me equivoco, dicha orden contempla una ayuda de 1.800 euros por cada adaptación de puesto de trabajo. Lo que no puede ser es que empresas pequeñas, como es nuestro caso, hayamos hecho una inversión en un local que nos ha costado casi 50.000 euros, lo hayamos adaptado como marca la normativa y no hayamos recibido ninguna subvención para poder afrontar lo invertido. La medida está clara, o se hace caso a la orden que existe a nivel nacional o se va al traste el futuro de muchas empresas, entre ellas Telesoft”, opina Antonio Ochoa.

Por último, desde la empresa albaceteña señalan que a pesar del cambio de Ejecutivo en la comunidad autónoma, de distinto signo político que el anterior, la situación tiene visos de ser similar, puesto que los contactos que hasta el momento han mantenido con el nuevo gobierno parecen ir en la misma línea. “Si antes no había dinero para los Centros Especiales de Empleo, ahora tampoco lo va a haber, al menos de momento”, concluye Ochoa.

MRM: AJUSTES Y DISCAPACIDAD INTELECTUAL

Manipulados y Retractilados Madrileños (MRM) es una empresa con sede en el municipio de San Agustín de Guadalix, y que está vinculada a AFEM y AECEMFO (ambos socios de FEACEM). Entre las actividades a las que se dedica, destacan el embolsado y retráctil de publicaciones, el empaquetado, los manipulados en general, la logística y gestión de stocks entre otras, así como el llenado y envasado de productos relacionados con la alimentación. MRM cuenta en la actualidad con 128 trabajadores, de los cuales el 86% tiene alguna discapacidad, la mayoría de ellos con discapacidad intelectual.

ADAPTACIÓN INTEGRAL Y UNIDADES DE APOYO

Para el gerente de MRM, Javier López de Goicoechea, la importancia de los ajustes razonables es fundamental, pero no solamente en su empresa sino en todo el mundo laboral porque ayudan a eliminar barreras comunicativas y relacionales, de organización de la información o de la estructura física del espacio, que impiden a la persona con discapacidad desarrollarse completamente. Si se le proporcionan una serie de apoyos y referencias, esta persona podrá organizarse, comprender y expresarse adecuadamente y desarrollar las tareas que tiene encomendadas, subraya.

Desde la entidad madrileña se realiza una adaptación integral, interviniendo en conceptos tales como situación familiar, hábitos básicos de vida viaria, hábitos sociales, relaciones interpersonales, adaptación y adecuación laboral, actitud laboral y autovaloración. Se busca así que estos ajustes incidan positivamente y de forma clara en el proceso de adaptación al mundo laboral, desarrollando para ello habilidades como la potenciación de la autonomía personal y la autoestima, otorgándoles confianza en sus posibilidades personales y laborales y mejorando su calidad de vida.

En MRM, los ajustes razonables se gestionan a través de la Unidad de Apoyo, conformada por el departamento de Formación y Desarrollo de Personas, que a su vez coordina y asesora a las personas encargadas de dar apoyo y a los técnicos. “En nuestra empresa pensamos que para un correcto funcionamiento del CEE, es necesario consolidar una Unidad de Apoyo fuerte, estructurada, bien definida en sus profesionales, en sus funciones y en sus actividades, plenamente insertada en la realidad laboral de los trabajadores con discapacidad, así como en la estructura de la empresa”, resalta López de Goicoechea.

Para ello, dicha unidad debe ser una estructura puesta al servicio de los trabajadores que aborde las complicaciones y los obstáculos presentes en la actividad productiva, porque así se generan situaciones de formación para el trabajo; y en el trabajo se mejoran las competencias profesionales y se incide directamente en la resolución de conflictos y la mejora continua.

En lo referente a la metodología que utilizan a la hora de realizar las adaptaciones, en MRM señalan que la Unidad de Apoyo centra su trabajo en cuidar las distintas habilidades adaptativas de los trabajadores con discapacidad intelectual, orientando su trabajo al objetivo central, la plena integración laboral, la plena integración en la actividad productiva y las posibilidades de desarrollo en la misma.

Asimismo, MRM cuenta con un plan de ergonomía donde se realiza un estudio genérico y, posteriormente, personalizado de todos y cada uno de los puestos de trabajo y espacios de actividad, adaptando éstos a las características y particularidades de cada trabajador, mediante la implantación de todos los medios y mecanismos de seguridad y ergonomía. Y cuentan, además, con adaptaciones de puesto con el objetivo máximo de conseguir que cualquier persona pueda acceder a cualquier puesto o tarea si su capacidad lo permite, no estando nunca limitada ésta por la inadecuada adaptación de los equipamientos. A raíz de esta revisión se realizan mejoras para la adaptación de puestos de trabajo y para el acceso al desarrollo del mismo como la inversión en diversa maquinaria.

CONCILIACIÓN Y FORMACIÓN

Por otro lado, el gerente de Manipulados y Retractilados Madrileños incide en que ofrecen servicios de ajuste terapéutico, con un plan de intervención psicológica con el fin de conseguir un rendimiento adecuado y mejora de aptitudes y actitudes a nivel grupal, social e individual del trabajador.

Vinculado con esto, las acciones de conciliación de la vida familiar y laboral en la empresa van dirigidas hacia la flexibilidad de horarios ante ciertos imprevistos que les puedan surgir a los trabajadores. También hay flexibilidad en los periodos de vacaciones y en los turnos de trabajo, por motivos familiares o por asistir a terapia, y por último disponen de servicio de bus lanzadera de Madrid a San Agustín de Guadalix a cargo de la propia entidad.

Además, como señala Javier López, “en MRM se da mucha importancia a la formación, ya que se enseña a los nuevos trabajadores y se realizan cursos de reciclaje para el resto de la plantilla, con la finalidad de mejorar su cualificación profesional”. Para ello, dentro del Plan Anual de Formación Interna, se diseñan cursos de formación que les permitan progresar en su puesto de trabajo y adquirir nuevos conocimientos.

MRM trata de propiciar la creación de condiciones para que determinados colectivos de personas con discapacidad, no solo intelectual, tengan la oportunidad de acceder a un puesto de trabajo estable de calidad. En MRM entendemos que la diversidad es un grado de mejora porque todos aprenden de todos, así que estamos abiertos a incorporar a otras discapacidades en la plantilla.

SUBVENCIONES Y NUEVO MODELO

Por último, en el apartado de las ayudas públicas para la adaptación de puestos de trabajo, la Consejería de Educación y Empleo de la Comunidad de Madrid les concede varias subvenciones para mantener los puestos de trabajo de las personas con discapacidad, como son la subvención de Coste Salarial, la subvención a la Unidad de Apoyo a la actividad profesional en CEE, y para aquellas necesidades puntuales de adaptación de puestos de trabajo o eliminación de barreras arquitectónicas también se pueden solicitar ayudas. Sin embargo, López de Goicoechea cree que “el actual marco normativo de las subvenciones para Centros Especiales de Empleo es mejorable, ya que desde el año 1998 no ha sido revisado ni actualizado. Además, en ocasiones ha habido dificultades de interpretación ante la falta de concreción del marco normativo estatal”, afirma.

Por este motivo es partidario de que se aborde el debate de un nuevo modelo de CEE, “de forma serena y sin prisas”, en el que puedan participar todos los sectores afectados: Administración Estatal y Autonómica, Movimiento Asociativo de la Discapacidad, Asociaciones Empresariales de CEE, Agentes Sociales, y expertos independientes, de cara a actualizar y mejorar el sistema actual de ayudas públicas.